La cláusula suelo establece un límite mínimo al tipo de interés aplicable a una hipoteca. Por eso, aunque los tipos de referencia del préstamo hipotecario (euribor, IRPH, etc.) sean inferiores a ese límite, la cuota a pagar no se reduce.

Por debajo del tipo establecido en la cláusula suelo, la hipoteca deja de comportarse como un préstamo pactado a tipo variable. Entonces opera como un préstamo mixto.  Pues tendrá tipo fijo mientras que el tipo de interés de referencia esté por debajo del límite establecido como suelo. Cuando esto sucede, el objetivo perseguido por el cliente que contrata un producto a interés variable se ve truncado. Y la entidad financiera es la única beneficiaria de la variabilidad pactada. Sólo habrá variación al alza en su favor.

¿Es legal la cláusula suelo?

La cláusula suelo no está  prohibida por la ley. Pero bajo determinadas circunstancias puede considerarse abusiva. En estos casos debe ser anulada o excluida de los contratos de préstamo. Y la cláusula no puede ser aplicada.

En ocasiones la entidad financiera ha dejado de aplicarla sin que lo haya solicitado el cliente. No es que el banco se haya vuelto generoso. Hay sentencias cuyos efectos se han extendido, al menos parcialmente, sobre un grupo de clientes mayor que quienes interpusieron la demanda. En estos casos el cliente se beneficia de que la cláusula se deje de aplicar a cuotas futuras. Sin embargo, para recuperar las cantidades pagadas de más en cuotas pasadas debe interponer una demanda de forma individual.

El porcentaje de éxito de estos procedimientos es lo suficientemente elevado como para decidirse a acudir a la Administración de Justicia. Incluso en el caso de pequeñas cuantías, su recuperación compensa con creces las incomodidades del proceso judicial. Lo normal es que la entidad financiera, además de devolverle su dinero, tenga que hacer frente a los gastos del juicio. Por otra parte, la nulidad de la cláusula, es decir, su desaparición del contrato, es la única garantía de ningún cambio normativo pueda permitir su aplicación en el futuro.

¿Tiene mi hipoteca cláusula suelo?

En el caso de que una hipoteca tenga cláusula suelo, aparecerá reflejada en la escritura notarial de la hipoteca. Aunque puede que no resulte fácil de encontrar. No siempre está ubicada en el mismo sitio. Tampoco se utiliza necesariamente la misma denominación para referirse a ella en todos los casos. En general, deberá buscarse algo parecido a “límites a la aplicación del interés variable”. En cualquier caso, el contenido de la cláusula es lo que revelará su presencia, pues, de uno u otro modo, hará referencia a la imposibilidad de que el tipo de interés pactado pueda estar por debajo de un determinado porcentaje.

¿Qué hago si mi hipoteca tiene cláusula suelo?

Puede dirigirse directamente a su entidad financiera para intentar un acuerdo. El problema es que en estos acuerdos la entidad financiera siempre va a intentar no verse perjudicada, es decir, normalmente no va a ofrecerle todo aquello a lo que usted tiene derecho.

La otra opción es acudir a un profesional cualificado, independiente de las entidades financieras. Nuestro despacho, de forma totalmente gratuita, le resolveremos cualquier duda que tenga, haremos una evaluación legal de su hipoteca para determinar si tiene cláusula suelo u otra circunstancia abusiva y perjudicial para sus intereses y, en caso de existir, calcularemos el importe del perjuicio, es decir, el dinero que la entidad financiera tendría que devolverle. Todo ello sin ningún coste u obligación para usted.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para continuar navegando debe dar su consentimiento para la aceptación de las cookies, de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.+info, y de nuestra política de privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies