La sentencia del TJUE sobre cláusulas suelo, más cerca.

Comparte esta entrada:

La sentencia del TJUE sobre cláusulas suelo está hoy más cerca. Después de la vista oral que tuvo lugar el pasado día 26 de abril en la Gran Sala del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, la solución final sobre la aplicación retroactiva de los efectos de la nulidad de las cláusulas suelo está más cerca en el tiempo, y más cerca de los intereses de los afectados por las cláusulas suelo.

Paolo Mengozzi, abogado general a quien le ha sido asignado este caso, presentará su informe el próximo 12 de julio. A partir de ese momento, es previsible que el Tribunal dicte sentencia dentro de los siguientes cuatro meses. Si bien este informe no es vinculante, lo habitual en la mayoría de los casos es que el Tribunal respalde su contenido.

El abogado general presentará su informe el próximo 12 de julio.

Los argumentos de las partes.

Respecto a lo debatido en la vista, según las fuentes consultadas, además de los abogados de los clientes bancarios, apoyaron la tesis favorable a los clientes los gobiernos de Polonia y República Checa. Todos pidieron que la retroactividad de los efectos de la nulidad sea total, de forma que la devolución del dinero no puede quedar limitada a ninguna fecha, tal y como hasta ahora ha impuesto la doctrina del Tribunal Supremo español, sino que debe producir sus efectos desde la firma de la hipoteca.

El abogado de Ausbanc manifestó, que “no se puede limitar en el tiempo los efectos de una cláusula declarada abusiva a través de un procedimiento individual promovido por un consumidor”. Los otros letrados abundaron igualmente en tesis ya conocidas, afirmando que, limitar los efectos de la nulidad de la cláusula abusiva tendría poco significado, y se perdería el efecto disuasorio que pretende la Ley. Asimismo, destacaron que el control de abusividad es un mecanismo establecido para garantizar equilibrio real y el principio de seguridad jurídica.

La legislación vigente prohíbe a los jueces nacionales la integración de las cláusulas declaradas abusivas, que únicamente deben tenerse por no puestas.

Defendiendo los intereses de los bancos, además de las propias entidades financieras, los gobiernos de España y el Reino Unido. Según hemos podido conocer, ante la realidad de los hechos, sus argumentos principales se alejaron de los esgrimidos por el Tribunal Supremo, para adentrarse en los principios de seguridad jurídica, equidad y enriquecimiento injusto.

Es preciso recordar que el Tribunal Supremo, en su sentencia de 9 de mayo de 2013, estableció la limitación de los efectos de la declaración de nulidad sobre la base de considerar probado “por notoriedad”, que “la retroactividad de la sentencia generaría el riesgo de trastornos graves con trascendencia al orden público económico”. En un blog que publicamos el pasado 8 de marzo de 2016, ya expresamos nuestro rechazo a esta afirmación pues, no solamente se trata de un criterio indeterminado, sino que, además, el Tribunal no practicaba ninguna prueba que acreditase la realidad del trastorno, sino que se basaba en su propia percepción subjetiva. Y ello a pesar de que estas consecuencias económicas son fácilmente evaluables. Entonces ya manifestamos que el riesgo no lo era para el orden público económico, sino para el valor bursátil de las entidades y para los dividendos de los accionistas; y que mantener la tesis del Tribunal Supremo provocaría un enriquecimiento injusto por el desplazamiento patrimonial desde los consumidores afectados hacia los accionistas de los bancos.

Después de un informe realizado por el Banco de España, ya conocemos su cuantía: aproximadamente 7.600 millones de euros. Teniendo en cuenta que en el ejercicio 2015, los seis grandes bancos españoles (Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Banco Popular y Sabadell) registraron un beneficio neto conjunto de 11.275 millones de euros, lo que es notorio es que la devolución de la totalidad de los importes cobrados indebidamente por efecto de las abusivas cláusula suelo, no tendrá ningún efecto sistémico en la economía española, sino que, reiteramos, tan sólo producirá efectos negativos en las economías de los accionistas de la banca.

Respecto a los argumentos de la banca, por parte del Banco Popular se afirmó que la eliminación de las cláusulas suelo genera un desequilibrio a favor de los consumidores –tesis apoyada por los representantes de Caja Sur y BBVA—. Como señaló el abogado de Ausbanc, y con cuya opinión coincido, “resulta llamativo que todas las entidades financieras hayan tomado por bandera los principios de seguridad jurídica, equidad y enriquecimiento injusto para defender sus pretensiones cuando lo que realmente solicitan aquí hoy es que una de las partes, los bancos, puedan librarse de tener que devolver cantidades cobradas indebidamente (…) La equidad es que se devuelva todo lo que se ha cobrado de forma indebida, el enriquecimiento injusto es el que pretenden obtener las entidades financieras a costa de los consumidores y la seguridad jurídica es el cumplimiento del derecho vigente en cada momento”.

La ley no sólo pretende el restablecimiento del equilibrio en el contrato concreto sino que, además, persigue disuadir a las grandes compañías de introducir cláusulas abusivas en sus contratos con los consumidores y usuarios.

Debemos recordar, que la legislación vigente prohíbe a los jueces nacionales la integración de las cláusulas declaradas abusivas, que únicamente deben tenerse por no puestas. Y ello, por cuanto la ley no sólo pretende el restablecimiento del equilibrio en el contrato concreto sino que, además, con el establecimiento de estos efectos, quiere disuadir a las grandes compañías de introducir cláusulas abusivas en sus contratos con los consumidores y usuarios. Por tanto, lo que intentan las entidades financieras no es que se cumpla la ley (principio de seguridad jurídica), sino todo lo contrario, que se incumpla en su propio beneficio.

Perspectivas de futuro.

Como ya indicamos al inicio del artículo, el próximo 12 de julio tendremos un avance de la resolución del Tribunal, cuando se conozca el informe del abogado general, y previsiblemente, en un plazo de dos a cuatro meses después, conoceremos la sentencia definitiva.

En mi opinión, por razones estrictamente jurídicas, la resolución debe resolverse a favor de los clientes. Eso sí, esta sentencia no será de “aplicación directa”, por lo que, salvo que los bancos quieran ahorrarse los costes judiciales –y posiblemente algo más—, lo más probable es que cada usuario tenga que reclamar a su entidad financiera de forma individual. Si este es el caso, revisamostuhipoteca.com le ayudará a recuperar su dinero, gratuitamente, tanto en vía extrajudicial, como si es necesario acudir a los Tribunales de Justicia.

Lo más probable es que cada usuario tenga que reclamar a su entidad financiera de forma individual.

Si quiere información adicional, puede solicitarla a través de nuestro formulario de contacto, o de cualquiera de los otros medios de contacto que hemos puesto a su disposición y que puede consultar en nuestra página CONTACTA.

Acerca del autor

Julián Torremocha

Julián Torremocha

Socio fundador

Socio fundador del despacho de abogados Torremocha y Martínez Abogados, especializado en derecho financiero y bancario. Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla y Máster en Derecho por la Universidad de Navarra.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para continuar navegando debe dar su consentimiento para la aceptación de las cookies, de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.+info, y de nuestra política de privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies